Martín Vizcarra, presidente de Perú, lleva escasos tres meses ocupando el cargo. Sin embargo, ya ha tenido que hacer frente a un escándalo de corrupción de grandes proporciones. En esta oportunidad, la polémica gira en torno al poder judicial y – en específico – al Consejo Nacional de la Magistratura; órgano que tiene la responsabilidad de nombrar, ratificar, controlar, sancionar y destituir a los jueces en la nación andina.

A principios de julio de 2018, el portal peruano IDL-Reporteros difundió unas grabaciones en las que se escuchaba a jueces y miembros de la Magistratura, en presuntos actos de corrupción y tráfico de influencias. Una de las consecuencias más inmediatas del escándalo fue la renuncia del ministro de Justicia de Vizcarra, Salvador Heresi.

También renunció Walter Ríos, quien era el presidente de la Corte Suprema delImage result for Vizcarra convoca al Congreso para destituir a la Magistratura Callao y César Hinostroza, miembro del Consejo de la Magistratura, que apareció en un audio supuestamente negociando la libertad de un reo, acusado de violación.

Sin embargo, el presidente del CNM ha dicho que no planea renunciar, argumentando que hará lo posible para sancionar a cualquier culpable comprobado de corrupción y sanear el organismo que preside.

Vizcarra se dirigió a la nación y solicitó la convocatoria de una sesión extraordinaria en el Congreso, para tratar el tema de la destitución en pleno de los miembros de la Magistratura, la cual consideró “impostergable e imprescindible”. El presidente de la república ya había nombrado una comisión encargada de reformar el sistema de justicia.

El Congreso, no obstante, se encuentra de receso, y hasta el momento el legislativo sólo había aprobado investigar a los miembros de la magistratura que aparecieron hablando o siendo nombrados en las escuchas.

Los peruanos se encuentran a la expectativa sobre qué sucederá finalmente con este caso. El prestigio de las instituciones nacionales está en juego.